Telef. 921 50 99 60fvp [arroba] pedraza.net

Dossier Centro Santo Domingo (pdf)

Información, reservas, consultas...

PROYECTO

El proyecto de restauración de la Iglesia de Santo Domingo para sede y espacio polivalente iniciado en el año 1998 por la Fundación está en plena actividad, después del desescombro, con seguimiento arqueológico, que tuvo lugar en 2006. Han finalizado la primera y la segunda fase de la restauración, coste aportado en su totalidad por la Fundación “Villa de Pedraza”.

La antigua iglesia de Sto. Domingo se convertirá en un auditorio polivalente, capaz de albergar conciertos, exposiciones o convenciones con capacidad para 350 personas.

La ejecución íntegra de la obra requerirá un mínimo de dos millones de euros que en gran medida dependerá del aporte de la propia Fundación aunque se espera la colaboración de diferentes instituciones. Ese aspecto determinará el plazo de ejecución que todos deseamos que sea lo más corto posible.

El objetivo es tener una sede adecuada a las progresivas necesidades que se derivan de su cada vez más intensa actividad y dotar a la Villa de un Auditorio que, continuando la labor que realiza con los famosos Conciertos de las Velas permita desarrollar programas más continuados y estables. Al mismo tiempo, el Auditorio será una dotación al servicio de la Villa donde podrán celebrarse conferencias, seminarios, congresos y reuniones culturales de diverso tipo. Será, así, el complemento necesario de la actividad de Pedraza, volcada siempre hacia la Cultura y sus variadas expresiones, respondiendo al interés y emoción de los vestigios históricos que celosamente conserva, muestra y trata de enriquecer.

VALOR ARQUITECTÓNICO

La Iglesia de Santo Domingo fue suprimida como parroquia entre 1840 y 1845, al mismo tiempo que la Iglesia de Santa Maria y el servicio de San Miguel que dependía de Santo Domingo, quedando San Juan como única Iglesia Parroquial.

A partir de esa fecha, los templos pasaron a manos privadas y dedicados a diferentes usos secundarios o, simplemente, abandonados. La ruina fue rápida y progresiva.

La Iglesia tiene dos áreas diferentes: la Iglesia en sí, sus tres naves, presbiterio y sacristía, por un lado y la Casa y patio de la Calle Procuradores, por otro.

La Iglesia conserva, básicamente, sus paredes principales excepto la que separaba, quizá con arcos, la nave norte de la central. Son de mampostería caliza con esquinas y recercados de sillares.

El muro de cerramiento norte ha perdido parte de su altura y tiene un portón. Excepto los muros que configuran un cimborrio, no se conservan cornisas.

Las bóvedas eran tabicadas, de ladrillo. En la nave central solamente se conserva la huella sobre el muro de los pies. En el presbiterio se conserva el ladrillo de la base de la bóveda y las pechinas.

Hay restos de una capilla con interesante decoración.
La torre, desmochada, se mantiene hasta una altura representativa.